Flejadoras

Máquinas flejadoras manuales mecánicas para usar con grapa o unión metálica

Las flejadoras manuales para el uso de grapa o unión metálica, estan recomendadas para el uso muy esporádico del fleje o pocas flejadas, ya que tenemos que tener en cuenta que son máquinas pesadas y algo complicadas en su manejo, por lo que el operario a de realizar una serie de operaciones previas al introducir el fleje en la máquina, sujetar con la palanca el fleje, guiar el fleje por dentro de la mordaza e introducir la unión metalica en ambos flejes, mientras tanto si el operario no es experimentado en tal cuestión, el fleje bandeado alrededor del palet, puede girarse o revirarse, dejando un fleje suelto a la tensión..

Máquinas flejadoras eléctricas con soldadura mediante fricción

Las flejadoras manuales eléctricas pueden ser a batería o por cable, la diferencia entre ambas es obvio, la potencia en las de cable y la disponibilidad de las de batería, aunque debemos reseñar, que las máquinas a fricción por batería, han conseguido una evolución bastante aceptable en fuerza de tensión, durabilidad de la batería, tiempos de recarga y durabilidad de la vida de la batería de la flejadora.

Este tipo de maquinas flejadoras, se recomienda cuando el uso es muy continuado, pues a comparación de las flejadoras manuales de mecánicas, el operario gana tiempo en la acción de flejado y se evita la compra y colocación de uniones metálicas, realizando en breves movimientos la acción del flejado, ya que la tensión, soldadura y corte del fleje, suele en casi todos los modelos del mercado, estar integrador por botones o palancas de pulsación en las máquinas.

Máquinas flejadoras manuales para usar flejes metálicos

Máquinas Flejadoras manuales para el uso directo con flejes metálicos, tanto con fleje de hierro como fleje de acero, estas máquinas reseñar su gran evolución en el mercado, unas máquinas fiables, duraderas y bien conseguidas en su diseño, ganando en ligereza y comodidad para el operario.

En antaño, los modelos primarios eran armatostes con pesos muy descompensados y con troqueles del fleje no muy seguros, actualmente el troquel que ejerce de unión en ambos posicionamientos del fleje, llega a ser de gran resistencia a la gravedad y desplazamiento de la agrupación flejada, resultando en un 99,7% de los casos, en pruebas de resistencia, el salto o rotura del fleje metálico por otro punto que no es la unión ejercida por el troquel de ambos flejes.

En el mercado existen varios modelos tanto en manual como neumáticas, también reseñar en este apartado, que por lo general estas máquinas están concebidas para el uso de fleje de 13, 16 0 19 mm. como standards, pudiendo encontrar alguna neumática que pueda admitir hasta 25 mm. de ancho, a partir de ese ancho de 25 ó 32 mm. lo más usual de utilizar, son tensores, mordazas par la unión metálica y tijeras para el posterior corte.